28 de enero de 2011

Olor a niño.

-
"...tan unidos en una sola historia los tres: él, la historia y yo. Y revivo el aroma de su piel, y el rizo dorado; tenían un olor especial, un olor que luego sólo he reecontrado cuando he visitado escuelas o colegios de párvulos: olor a niños, ni bueno ni malo. Sólo sé que ningún adulto huele ni olerá jamas así. Como cuando una vez tropezó y se cayó, y le sangró la rodilla. Sentados en el suelo, con más curiosidad que temor, al bajar el calcetín de colores mirábamos el pequeño corte, del que manaba una gota de sangre lenta, muy roja. Olía a niño."

Ana María Matute

21 comentarios:

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX dijo...

Olor a inocencia en resumen.

Un abrazo.

Patricia dijo...

No sé como lo has hecho, pero se me han puesto los pelos de punta

¿Cómo sigue?

¡Un abrazo!

Igor dijo...

El previsiblemente impresivisble Dissortat, diseccionando los recovecos de la vida.
¿Será por qué sus moléculas aún no se han oxidado? ¿O por qué la suciedad del mundo no los ha alcanzado? O porque son puros.
Recuerdo bien ese olor. Indefinible pero reconocible al instante.
Ni bueno ni malo, ser. Eso lo debería recordar más veces y así, lograr ser un pelín más feliz.
Un abrazo.

Sauze dijo...

qué nostálgico dissortat... esa inocencia no debería nunca perderse. Un beso.

Curiyú dijo...

Cuanta ternura. Pero es verdad, algunos intentamos imitar al niño, pero ya hemos perdido sus olores, sus colores, la dimensión de sus sueños...

Thiago dijo...

jaja no sé como es el olor a niño, en los colegios más bien era un olor a humanidad, pero si que me gusta el olor a bebé, o el olor de los bebes... ¡cuando no devuelven la comida, claro!, que comer comerán gloria, pero... jaajaj

Bezos.

wizard dijo...

Si es que igual que el olor , perdemos esa inocencia mágica de los niños

Stultifer dijo...

D-olía a niño.

Pilar dijo...

Un relato inquietante, por cuanto sugiere un olor tan determinado.

Cayetano dijo...

Olor a niño, ese olor dulzón que trae a la memoria los años de colegio, los juegos en el patio cuando el recreo y los juegos con pan y chocolate... El mundo de los adultos tiene otras normas y también otros olores. Son dos mundos distintos. En la novela "El perfume", el autor hablaba del protagonista, el que se convertiría ya de mayor en asesino. No olía a nada ni cuando era pequeño. Un niño recién nacido sin ese olor a melocotón. Un niño raro.
Un saludo.

Nel dijo...

"Sólo sé que ningún adulto huele ni olerá jamas así."
Eixa frase em dóna molt que pensar en el pas del temps. Se m'ha quedat gravada a la ment...


Per cert, gràcies per les teues sugerències ortogràfiques. M'ajuden molt a millorar, a mi, que pràcticament sóc una principiant en aquesta llengua...

Una abraçada ben forta!

Len0re dijo...

Ningún adulto huele ni olerá jamás así...depende de la edad a la que marques el fin de la niñez...conozco algún adulto que continua oliendo a infancia, eso si infancia no vivida por completo.
A veces es mejor olvidar ciertas cosas, sobre todo teniendo en cuenta que tienes a mano una nueva infancia para disfrutar en compañía.

Un abrazo de los que no buscas ;)

Manuel dijo...

Donde hay niños, sobra lo demás...Aunque algunos quieren quebrantar su olor a inocencia...

Saludos

CarmenBéjar dijo...

Tienen un cierto aroma dulce, ¿no te parece?

Saludos

Laura T. Marcel dijo...

El nostre particular registre d'olors ens pot fer reviure molts moments. Hi ha olors que mai s'obliden. L'olor a nen és un d'aquests. L'olor d'algun nen en particular, tampoc. Però no sempre l'olor a nen és olor a inocència. Perque no sempre els nens són tant inocents. A vegades són els éssers més cruels i cínics de la terra, i t'ho dic jo que treballo amb ells cada dia.

Niamh dijo...

ese olor de inocencia, de amor, de trastadas y travesuras, olor a curiosidad permanente, a caramelos, a mimitos, olor incomparable,un olor que te cambia la vida...

PACO HIDALGO dijo...

Incluso en las heridas, la sangre de niño huele distinta, verdad Jordi? Es cierto, el olor a niño es diferente, y el tuyo más. Buen post. Un abrazo.

Javier Peralta Medina dijo...

Das en la llaga, y despiertas recuerdos, amigo Jordi. Igual que cuando nacieron mis hijos...
Saludos¡

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Será porque todo es nuevo en ellos, activos, curiosos, traviesos, inocentes. Un abrazo.

Eva Magallanes dijo...

Un texto extraño... que me convoca encontradas sensaciones... como si desmitificara la infancia que también tiene caídas: heridas en la piel y heridas en el alma. Es cierto nunca más tendremos el olor de la niñez y el mundo tampoco volverá a oler del mismo modo
Muchos besos Noble Caballero.

Romek Dubczek dijo...

El olor peculiar de la infancia. También los animales desprenden ese olor que casi podría comerse :)
un abrazo