6 de noviembre de 2010

Homenaje al rey Carlos II de las Españas en el 249 aniversario de su nacimiento. (Iniciativa del blog "El reinado de Carlos II")

*
*
Imagen: grabado del rey Carlos II, de mi colección particular.
*
Por iniciativa del autor del blog Reinado de Carlos II, muchos de sus lectores vamos a participar este 6 de noviembre, fecha del 349 aniversario del nacimiento del último Austria de las Españas, en un homenaje a la persona de aquel monarca. Espero que mi modestísima aportación a este evento sea de su agrado.
***
*
Fray Juan Tomás de Rocabertí, dominico, Provincial de la orden de Predicadores en Aragón, arzobispo de València e inquisidor general de las Españas, entre otros oficios durante el reinado del Carlos II, fue persona de influencia en la Corte desde 1695 y por tanto fue testigo del deterioro físico y mental del rey. Carlos II enfermaba de gravedad y se recuperaba precariamente a menudo, y como no se encontraba solución, se volvió a pensar en el Demonio como autor de todos los males que iban mermando la salud del rey. Eso no era ninguna novedad, porque ya antes se le atribuyó al Maligno la impotencia del rey, entre otras cosas. Tanto el pueblo como la Corte, así como al final también lo hizo Carlos II, comenzaron a pensar en que todo aquello era causa de algún conjuro, y de esa manera el monarca encomendó la tarea de esclarecerlo al gran inquisidor, que junto con el confesor real y dominico como él, fray Froilán Díez, se pusieron manos a la obra para investigar el caso del hechizo del rey. Supo fray Tomás de Rocabertí de la existencia de fray Antonio Álvarez de Argüelles, también dominico, que estaba exorcizando a unas religiosas de un convento de Cangas de Tineo, en Asturias, y advirtiendo al confesor real del acontecimiento, se pusieron en contacto con aquel fray Antonio Álvarez de Argüelles, y le dieron instrucciones para que interrogase al Diablo de Cangas sobre los males del rey:
*
“…se sabe de cierto que en su casa hay diferentes energúmenas y convendría que vuestra merced ejecutase este medio con grande secreto y dissimulo, y para conservarle mejor sería bien que vuestra merced pusiese los nombres del rey y de la reina, que dentrambos hay sospecha aunque menos en la reina que en el rey, escritos en un papel en el pecho. Y que de parte de Dios, mandándoselo por los principales misterios de su Santíssimo Hijo y por los del Santíssimo Rosario, le preguntase al Demonio, si alguna de las personas cuyos nombres tiene en el pecho padece maleficio...”
*
Fray Antonio Álvarez comenzó su trabajo, y el Demonio, que habitaba en aquel convento de Cangas, confesó que el rey, efectivamente, estaba bajo los efectos de un conjuro. Después de aplicarle al rey ciertos remedios que el mismo Diablo propuso y que no sirvieron para nada, Rocabertí y Díaz pidieron más información a fray Antonio sobre algunas cosas concernientes al hechizo que pesaba sobre Carlos II:
*
“…como en el impedimento de la sucesión hay tantos que se interesan, convendría estrechar a Lucifer para que diga de qué paraje o provincia viene el daño. Quién lo fomenta hoy.”
*
El Diablo se negó esa vez a hablar, pero el inquisidor instó a fray Antonio para que convenciese a Satanás de que volviese a comunicarse con él y que de esa forma se llegase a alguna conclusión. Esta vez sí contestó el Demonio y volvió a recetar algunos remedios que Juan de Rocabertí, viendo el poco efecto de los anteriores se negó a que se practicasen, y escribió al de Cangas con impaciencia:
*
“…cada día es mayor la necesidad de saber la (verdad) por el decaimiento que en el rey se experimenta.”
*
El demonio dijo esta vez a través de una de aquellas posesas, que el rey había sido hechizado por un personaje desconocido que se valió de los poderes de una bruja que:
*
“…vivía en la calle Mayor, tenía hijos y se llamaba María”.
*
El inquisidor ya perdida la calma con esta información tan ambigua, le contestó al exorcista:
*
“…buscar en la calle Mayor a una muger llamada María, es lo mismo que buscar un alfiler en un pajar…”
*
El Diablo poco a poco fue dando información de cada vez más dudosa fiabilidad y el recelo de fray Tomás de Rocabertí fue aumentando, hasta que el asunto quedó zanjado debido a que el Maligno dijo que solo hablaría en Madrid y por medio de fray Antonio. Juan de Rocabertí dio carpetazo a aquel asunto y pidió excusas al rey. De todas maneras, el tema de los hechizos continuó, pero esta vez fueron otros los que buscaron un exorcista, por otros medios y en otros lugares. Pero eso ya es otra historia…
***
*
Fuentes principales:
*
- Callado Estela, Emilio: "Por Dios y por el rey. El inquisidor general fray Juan Tomás de Rocabertí."
*
- Maura y Gamazo, Gabriel: "Vida y reinado de Carlos II"
*
- Lynch, John: "Los Austrias (1598 - 1700)"
*

22 comentarios:

Javier Peralta Medina dijo...

Fácil es buscar en el infierno, mediante engaños, lo que es imposible de curar en la Tierra...

Senovilla dijo...

Genial forma de celebrar su nacimiento.

Un abrazo.

Pilar dijo...

Me he adentrado en la lectura, como si de un libro de caballerías se tratara. Pobre hechizado, cuya esterilidad dió de bruces con los borbones.
Me encanta éste mágico bosque lleno de historia.

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX. GABACHORVM MARCHIO ET LIBERA ILUSTRATIONE ECCLESIA CARDINALIS dijo...

Jordi muchísimas gracias por la colaboración y por traernos ese interesante retrato de tu colección particular, ya sabes lo mucho que me gustan estos grabados. Un excelente relato sobre el asunto de los hechizos y la participación de Rocabertí, no tenía dudas ;)

Un abrazo!

Pablo D. dijo...

Una gran entrada, Jordi.

Un aspecto muy interesante el que nos narras. Las enfermedades del rey fueron un quebradero de cabeza para la corona. De ahí que, como nos cuentas, se llegase a hablar con el propio demonio para curarle...

Un saludo!

La Dame Masquée dijo...

Muy interesante, monsieur, sobre uno de los temas mas apasionantes de ese reinado. Mire que tenian ganas de mezclar en todo al maligno, pobre rey.

Yo juraría que ya había dejado mi comentario, pero no se si al final se subió o no. Me daba error.

Feliz fin de semana

Bisous

Don Matu, Rey Viudo de España dijo...

Tengo una manera de probar que nadie hechizó a Carlos II: ya que era tan sensible ¿porque no sintió el cerebro en el chocolate?

Pero siempre Satán es el culpable perfecto.

Un abrazo

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Y le costó caro al fraile… Muy interesante tu artículo. Un saludo

Cayetano dijo...

En aquellos tiempos era frecuente mezclar la religión con la brujería, los hechizos y la mano negra del demonio detrás de las enfermedades que aquejaban a la gente. Tiempos de superstición y de atraso que algunos sabían utilizar en su provecho.
Gracias por tu comentario en mi blog.
Un saludo.

JOSE EDUARDO DE VICENTE GARCIA dijo...

Todo un retrato de una época en la que todavía imperaba la inquisición, si llegan a encontrar a la tal María..., chumasquina.
Interesante blog tienes, tengo una pregunta para ti, por lo de tu zona valenciana, ya te la haré en otro momento.
Saludos.

PACO HIDALGO dijo...

En un país tan religioso como el nuestro en el Siglo de Oro, que manía de culpar al diablo de todo lo malo. Alguién lo ha dicho en un comentario, se busca curar los males incurables a través de la brujería, los conjuros y prácticas malignas. Y la Iglesia y el estado se prestan a ello. En fin, muy buena y original esta entrada, Jordi, te felicito. Un abrazo.

CarmenBéjar dijo...

Qué repelúis pensaqr que el rey estaba poseído por el demonio, qué desazón para los cortesanos, qué ruina para la corona... El rey Católico no parecía ya tan católico, claro, por eso tanta derrota en el exterior, tantas penalidades, tanta pobreza y hambre, tantas epidemias...

Por cierto, imagino que Rocaberti será el cardenal que está enterrado en la catedral de Valencia, ¿no?

Saludos

◊ Dissortat ◊ dijo...

GRACIAS A TODOS POR VUESTRAS AMABLES PALABRAS.

CARMEN: FRAY TOMAS DE ROCABERTÍ ESTÁ ENTERRADO EN MADRID EN EL CONVENTO DE "SANTO DOMINGO EL REAL", O ESO ES LO QUE SE LEE EN LA WIKI.

SALUDOS

Igor dijo...

Dissortat,
Siempre me ha fascinado y me ha intrigado la historia, pero a veces, como aquí, cuando la miras tan de cerca (pedazo documentos) me parece un auténtico delirio. Imagínate el resto, el día a día, el vivir, el sistema de poder con gente así. ¿Cómo iban a acertar una?
Y es que no me parece una broma, eso conformaba lo que llamamos realidad. Terrible.

Una interesantísima entrada desde tu torre de pensamiento poliédirca.
Saludos.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

hemos coincidido en el tema ;) el tuyo más cercano a la realidad histórica... yo me he tomado alguna licencia "literaria" ... enhorabuena...

Curiyú dijo...

Apasionante. De cada historia en la que participa >Satanás, puede decirse lo mismo, apasiona...

Gema dijo...

Un relato genial, va a quedar un homenaje precioso.

Muchos Besos

Thiago dijo...

Bueno, ves...? pues menos mal que vine, si no me perdería este post tan interesante, jaaj

No deja de ser asombroso que para quitarle un supuesto hechizo al rey le vayan a preguntar al demonio, no? jaja Es como mentar la horca en casa del ahorcado, por dios...! (y nunca mejor dicho, jaaj).

Qué quiere decir que ese grabado del rey es de "tú colección particular", cari? Quieres decir que tienes una colección de grabados antiguos? ¿qué los haces tú? jjaj Eso me intriga ahora.

En fin, una iniciativa genial, como todas las encaminadas a dar a conocer la historia y las "historias" de España.

bezos.

Patricia dijo...

Una historia interesantísima. Sin duda, el Hechizado es uno de los monarcas más curiosos. Como un pozo en el que acabaron depositados los residuos de sus predecesores. No veo descabellado que buscaran alguna solución en el infierno, cuando un mundo se queda corto, está bien saltar al siguiente ;P . La exhausta documentación me ha dejado con la boca abierta. PAreces un hombre meticuloso y entregado a tus pasiones. Alguien que en la luz se mueve bien, pero donde coge carrerilla es, entre las sombras.

^_^

Manuel dijo...

Hola Marques
He tenido bastantes problemas en comentar en blogs con la ventana que tiene el tuyo.
Parece que podre.
La ignorancia campaba por todo el mundo en aquellos días. Lo que la medicina no explicaba, lo explicaba la brujería y la superchería....
Pobre Carlos, victima de su entorno.
Saludos del Marque de Fricasé

Jerukiti dijo...

Segur que era una maledicció peruana!!!! Ixes són les pitjors!!! xDDDD Ostras... i jo que pensava que la història era avorrida... :) M'ha encantat!

José Antonio Fernández dijo...

Una buena entrada. Didáctica e instructiva, como todo el blog.
Saludos.