1 de junio de 2012

Quimeras.

Hay cosas que con el paso de los años se convierten en casi irreales, míticas...



12 comentarios:

Tranquilino González dijo...

Menos mal...algunas cosas brillan gracias a esa posibilidad de mitificarse...Un abrazo.

Manuel dijo...

Mítico como el Unicornio....Real como el Narval...todo depende

Saludos

Cayetano dijo...

Un pez espada con el apéndice puesto en el sitio equivocado un unicornio de mar. ¡Quién sabe!
Un saludo.

Eduardo de Vicente dijo...

Sireno-unicornio, todo junto, doble mítico.
Hasta ahora no había sido avistado el macho de las sirenas.

Un saludo

Fº Javier Peralta Medina dijo...

¡¡¡Me encanta la foto, amigo Jordi !!!
Peazo sireno con apéndice "narvaliano"

Pilar dijo...

Tu lo has dicho, "casi". Sin embargo son muy reales, las ilusiones y las fantasías que creamos.
Por la noche me gusta observar los unicornios y los pegaso, bañándose en la luz del canto de las sirenas.
¡Como me gusta verte entre quimeras!

Igor dijo...

Y con el paso de los años, se transforman. Y acaban siendo otra cosa.
Bueno, un nuevo animal. Un homonarval, que habita en las profunidades heladas de las grandes urbes que quedaron sepultadas bajo el mar en un futuro no muy lejano.
Y una foto muy divertida, con un punto total de irrealidad. ¿Mítica, pues?
Saludos, Dissortat.

Laura T. Marcel dijo...

A mi aquest foto muntatge em dona un mal rollito que lo flipas! I això que no entenc res...cosa que sembla que no els hi passa als teus altres seguidors. M'he perdut alguna cosa?

LustySuccubus dijo...

Breve pero intenso

Eastriver dijo...

La foto... esto... ¿eres tú en los años en que hacer esas gansadas era todavía un sano ejercicio de rebeldía y libertad?

¿Ves? Yo también mitifico, coño...

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Pero acaban convertidos en los mejores recuerdos, por eso no hay realidad que las elimine de nuestra memoria.
Otro mito: Sólo una princesa era capaz de conseguir amansarlo hasta capturarlo. ¿Será verdad?
Un saludo.

CarmenBéjar dijo...

Una quimera actual, mezcla de la mitología más pura con el carnaval más delirante. Una crwación digna del surrealimso daliniano-
Saludos