30 de septiembre de 2011

"EL DIOS ABANDONA A ANTONIO". (Ya hace muchos años que te dije: 'Adéu, Antoni...')

K. Kavafis (1863 - 1933) escribió este poema que yo he utilizado hoy en mi blog después de ver una imagen... desconcertante. Todo cambia.

Cuando de repente,
a medianoche,
se escuche pasar una comparsa invisible
con músicas maravillosas,
con vocerío
-tu suerte que ya declina,
tus obras que fracasaron,
los planes de tu vida que resultaron todos ilusiones-,
no llores inútilmente.

Como preparado desde tiempo atrás,
como valiente,
di adiós a Alejandría que se aleja.

Sobre todo no te engañes,
no digas que fue un sueño,
que se engañó tu oído:
no aceptes tales vanas esperanzas.

Como preparado desde tiempo atrás,
como valiente,
como te corresponde a ti que de tal ciudad fuiste digno,
acércate resueltamente a la ventana, y escucha con emoción,
-mas no con los ruegos y lamentos de los cobardes-,
como último placer los sones,
los maravillosos instrumentos del cortejo misterioso,
y dile adiós, a la Alejandría que pierdes.

12 comentarios:

Cayetano dijo...

Asumir lo que fuimos y ya no somos, los sueños que día tras día fuimos tejiendo y no se cumplieron... No hay que echar la culpa a nadie, salvo a nosotros mismos.
Un saludo.

Igor dijo...

Es que este poeta reclama más de una lectura, y Alejandría bien valdría una v(mis)it(a). Me alegra ver que disparas. Los ecos del atardecer de Cavafis, su melancolía por lo que queda atrás y su aceptación. Se lee de maravilla y se revisa aún mejor.
¿Somos todos ciudadanos de Alejandría?
Un abrazo, Antoni.

Manuel dijo...

Tristes versos...tristes pensamientos...

Las despedidas siempre son duras...aunque intentemos blindarnos.

Saludos

PACO HIDALGO dijo...

Ser y no ser o ser y dejar de ser; esa es la gran tragedia de la vida, estupendamente resumida en estos versos de Terenci Moix (creo). Un placer saludarte, Jordi.

Eduardo de Vicente dijo...

Total Dissortat, no la conocía, gracias........saluda, saluda a Alejandría que se marcha.

Len0re dijo...

Los recuerdos siempre permanecen en nuestra memoria, aunque muchas veces se manifiestan de manera inoportuna. Y ya no lo digo por la persona depositaria del recuerdo, si no por la gente que también sabe de el y lo sufre en silencio (como las hemorroides y disculpa lo desagradable de la comparación)

Un afectuoso saludo (desde el fondo de un reserva delicioso)

Eastriver dijo...

Un poema maravilloso, pero me pierdo la parte cifrada...

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Enigmáticos versos digno del misterio del que hablan. Un abrazo.

Roberto T dijo...

Dios, qué maravilla. Qué poema tan profundo y tan emotivo. Y con esas referencias clásicas que a mí me encantan, jeje. Me recordó a una novela de Terenci Moix que leí hace años. Bueno, Alejandría se quedará sola, y los instrumentos ya sólo harán compañía a los viejos papiros. Aunque toda pérdida es también una forma de liberación... Un saludo y un abrazo.

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX dijo...

Me ha encantado el poema...aunque no soy capaz de sacarle la metáfora.

Un abrazo.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

la vida es un flujo de acontecimientos y deseos y raramente los primeros cumplen con los segundos, pero ambos son imprescindibles.

El Joven llamado Cuervo dijo...

Maravilloso, simplemente.