20 de mayo de 2011

El bien y el mal

Hace unos días le estaba pegando la bronca a mi hijo -que aun no tiene 7 años-, por algo que ni recuerdo, pero en un momento dado le pregunté:

-¿Tú no te das cuenta con lo mayor que eres de lo que está bien o lo que está mal?

Y él me contestó.

-Es que tengo en una oreja un diablillo y en la otra un angelito y no sé al que tengo que hacerle caso.*

Dejé de reñirle, le hice salir de la habitación y reventé de risa.

¿Sabemos nosotros con nuestros años diferenciar siempre lo bueno de lo malo?

* Traducido del valenciano

23 comentarios:

Pilar dijo...

El bien y el mal son tan subjetivos, que cuesta mucho diferenciarlos...A partir de los 7 u 8 años. Y en esa edad disimulamos, para evitarnos broncas. Me encanta reconocre en tu hijo un niño sabio. ^0^

Curiyú dijo...

Cuánta sabiduría en ese niño. Qué somos sino ese doble juego de bien y mal?

maria dijo...

Pot ser el nostre àngel es personifica en aquells remordiments de consciència que et surten més tard quan ja has actuat?

Eduardo de Vicente dijo...

A veces también la raya que separa el bien del mal la hacemos elástica a nuestra conveniencia.

wizard dijo...

La linea es muy fina, y aveces los remordimientos de hacer algo mal son grandes. De los errores se aprende

ave de estinfalo dijo...

xD

yo creo que vemos bien y mal lo que nos conviene, le damos vueltas a lo mismo para acomodarlo segun las circunstancias

eso opino

cuidate

:D

òscar dijo...

Ambdues coses tenen la insana tendència de disfressar-se una de l'altra. I nosaltres, segurament cada dia, procurem mirar sota la màscara per diferenciar-ho.

No sempre ens en sortim.

Igor dijo...

¿Eso te dijo tu hijo? Hombre, lo podrías haber puesto en valenciano, también, ni que fuera aparte.
Me has arrancado una sonrisa, Dissortat. Imagino la escena. Y he recordado a Tintín, y a su amigo, aquel capitán Haddock, un auténtico bebedor, también con un angelito y otro, rojo, con una botella de whisky.
Saludos.

Cayetano dijo...

El ying y el yang. Siempre el mismo dilema.
¿A quién saldrá el niño? Jejeje.
Un saludo.

PACO HIDALGO dijo...

Tu hijo apunta buenas maneras, Jordi, de escritor o de filósofo, jajaja, que ocurrente el niño. Yo tampoco creo en ese maniqueismo religioso del bien y el mal. Cada uno tiene sus ojos y su mente para discernir, no? Abrazos.

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX dijo...

Jodó que espabilao tu chaval :)...te debistes quedar con el "culo torcido" de la respuesta jajaja...y la verdad es que los niños con su inocencia siempre llevan razón.

Un abrazo amigo.

Manuel dijo...

Menos mal que los niños son inocentes...

Aún no diferencio entre el bien y el mal. Y mira que tengo 45...años
Saludos

montse dijo...

La vida és complexa i tot és relatiu. Una bona pregunta en un dia de reflexió.

Patricia dijo...

Pues yo tengo una angelita rodeada de diablillos muy atractivos ¿Quien tendrá las de perder?

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Genial tu hijo. Salúdalo de mi parte. Feliz domingo.

Javier Peralta Medina dijo...

A mi me pasa lo mismo con mi nano. Lo mismo Jordi, y es que sus ocurrencias son geniales.
Un abrazo¡¡¡

Laura T. Marcel dijo...

Carai amb el menut! Apunta maneres! Molt enginyós i molt cert. Fixa't a la reflexió que et va portar a tu i a tots. Ben cert és que ni nosaltres, molt més curradets per la vida i que ens pensem molt més "savis" no sabem distingir on està la frontera, si és que n'hi ha, entre el bé i el mal.
Un petó a tots dos. I un a la maré que alguna cosa seva deu haver-hi també aquí.

CarmenBéjar dijo...

Pues me temo que no. Porque, con angelito o sin él, con diablillo en la oreja o en su ausencia, actuamos como nos da la gna y luego encima presumimos de ser perfectos ante los niños y ante nuestros semejantes...

Saludos

aina dijo...

Que sepamos o no diferenciarlo no significa que siempre tengamos que hacer lo que está bien. Sobre todo cuando con el mal conseguimos mejores resultados.
Tu hijo...demasiado listo te ha salido.

Jerukiti dijo...

La veritat és que quan tens un angelet i un dimoni donant-te consells, és un poc difícil discernir el que é el correcte. Com deia un famós mag:
"Raras veces los elfos dan consejos indiscretos, pues un consejo es un regalo muy peligroso, aun del sabio al sabio, ya que todos los rumbos pueden terminar mal."

Jajaja... i el teu fill és boníssim!!!

Rober Tenique dijo...

Los niños, con esa sabiduría espontánea, a veces tienen más razón que un santo (jajaja). Cuando crecemos, lo empezamos a relativizar todo y ya nos cuesta distinguir claramente entre lo bueno y lo malo. Aunque, eso sí, somos, o deberíamos ser, más responsables y consecuentes con lo que hacemos, y eso nos obliga a tomar una decisión o, lo que es lo mismo, nos obliga a apostar por uno de los dos extremos. Saludos y besos.

Niamh dijo...

¡ay, que me da algo, qué bueno, genial salida la de tu niño!

Len0re dijo...

Una de muchas...XD

Besos