5 de diciembre de 2009

Equidna, víctima de la intolerancia

Hay un viejo mito de los antiguos griegos, que dice que en unas lejanas tierras de Ásia Menor, se ocultaba en una caverna, la temida y terrible Equidna. Era hasta cierto punto lógico que se ocultase, pues era rechazada por los demás, por ser distinta a ellos. De cintura para arriba era mujer, y algunos afirman que muy hermosa, pero la parte inferior de su cuerpo era una enorme cola de serpiente.


Desde muy pequeña, decidió alejarse de todos, porque los niños se reían de ella. “Equidna la víbora”, la llamaban, y por la noche la pequeña Equidna lloraba desconsoladamente. Cuando creció, pensó que lo mejor sería aislarse de todos para que nadie la viese, y se fue para ocultarse en una caverna.

Pero, y esto no lo sabía Equidna, como tampoco algunos humanos; el aislamiento no es bueno para nadie. El ser humano necesita comunicarse, hablar con los demás. El silencio y la soledad no son sanos, y fueron despertando el rencor y el odio en ella. Un día, cuando un campesino pasaba cerca de su oscura morada, Equidna, salió muy furiosa de su cueva y lo mató.

Le sorprendió descubrir lo verdaderamente fácil que era matar a un hombre, siendo como ella era; y desde ese día, cada vez que alguien se acercaba a su caverna, ella lo mataba y lo devoraba. La fama de Equidna aterrorizaba a todos, pues se extendió hasta el ultimo confín del mundo. Llegó a tan recónditos lugares, como a este bosque, llamado de la Larga Espera.

Con los años todos habían olvidado a aquella niña sensible, que a pesar de tener cola de serpiente, lloraba cuando los demás se burlaban de ella, y huían porque era diferente. Ahora, Equidna, simplemente era una asesina.

5 comentarios:

María de Escocia dijo...

Como me sigue gustando, una buena historia contada por ti...Esta además es muy bonita. Una vez hace mucho, mucho tiempo yo tambien fui una niña sensible, quién sabe lo que me deparará el futuro, una vez que me cobre a mi primera víctima.

maria dijo...

Que diferent que hagués estat la seva vida, si la gent no se'n hagués burlat...
Podem arribar a ser tan cruels.

Javier Peralta Medina dijo...

No conocía esa historia, pero es tremendamente real, aún hoy en día, ya que hay muchas equidnas, que cuando se presentan sueltan su rabia.
Preciosa presentación de este cuento.

Jerukiti dijo...

Home, igual hi ha molta gent que no li haguera importat que de cintura cap avall fora tot rabo... però què anem a fer... xDD I ara parlant seriosament, l'aïllament no és bo... en determinades circumstàncies, és clar. Encara que un es pot sentir sol rodejat de molta gent, simplement per no poder expressar el que es sent.

Dissortat dijo...

S.M.: ya no cuento las historias como las contaba. Casi todos hemos pasado alguna vez por ahí... El futuro...

Maria: le vides de les persones depenen de moltes coses, i l'infantessa és molt important.

Javier: la mitología encierra grandes historias. Si escarbas un poco en la "vida" de Equidna, puedes encontrar muchas cosas.

Jeru: estàs molt "ordinari" si no? Canvia "warruuuuuu". I si, sentir-se asoles i estar rodejat de gent és molt habitual. I mossegar-nos la llengua és obligatori en molts casos, com li vaig comentar a Maria en el seu blog.