14 de abril de 2009

La Segunda República Española


La Segunda República Española, de la que hoy conmemoramos su proclamación en el año 1931, fue la consecuencia de las elecciones generales celebradas 2 días antes; ya que en la inmensa mayoría de las grandes ciudades y capitales de provincia habían ganado los antimonárquicos, aunque no en la mayoría de España. Cundió el pánico de todas formas, y hubo propuestas para detener ese proceso echando mano del ejército. No sucedió, pero en cambio, el rey Alfonso XIII, decidió exiliarse voluntariamente, seguramente al verse incapaz de poder controlar la situación, esa misma noche. Dos días más tarde se publicó un manifiesto del Borbón que decía así:

"Las elecciones celebradas el domingo me revelan claramente que no tengo hoy el amor de mi pueblo. Mi conciencia me dice que ese desvío no será definitivo, porque procuré siempre servir a España, puesto el único afán en el interés público hasta en las más críticas coyunturas. Un rey puede equivocarse, y sin duda erré yo alguna vez; pero sé bien que nuestra patria se mostró en todo tiempo generosa ante las culpas sin malicia.
Soy el rey de todos los españoles, y también un español. Hallaría medios sobrados para mantener mis regias prerrogativas, en eficaz forcejeo con quienes las combaten. Pero, resueltamente, quiero apartarme de cuanto sea lanzar a un compatriota contra otro en fratricida guerra civil. No renuncio a ninguno de mis derechos, porque más que míos son depósito acumulado por la Historia, de cuya custodia ha de pedirme un día cuenta rigurosa. Espero a conocer la auténtica y adecuada expresión de la conciencia colectiva, y mientras habla la nación suspendo deliberadamente el ejercicio del Poder Real y me aparto de España, reconociéndola así como única señora de sus destinos.
También ahora creo cumplir el deber que me dicta mi amor a la Patria. Pido a Dios que tan hondo como yo lo sientan y lo cumplan los demás españoles."

Son muchos los que acusan de cobarde a Alfonso XIII. No me corresponde a mí juzgarlo…




Ved que el escudo del centro de la bandera de la República está cimado por una corona mural y no por una corona real.


La Constitución que se promulgó fue una de las más avanzadas de su tiempo, tanto en defensa de los derechos humanos, como en la democratización absoluta del Estado. Sufragio universal; elección de todos los cargos públicos; laicidad; derecho a la autonomía, que algunas regiones (Catalunya en 1932, Euskadi en 1936, y Galicia en 1938, esta última ya en plena Guerra Civil) obtuvieron, y otras que no pudieron conseguirla por falta de tiempo; la tan deseada reforma agraria; y cosas tan inusuales como el matrimonio civil o el divorcio… Recomiendo la lectura de la Constitución de 1931 para conocer hasta dónde llegaba la “modernidad” de ella. Podéis encontrar el texto aquí.



La Segunda República de todas maneras, no acababa de despegar por las constantes trabas que sus enemigos, que no eran pocos, le oponían constantemente. Además de la falta de entendimiento entre los distintos partidos políticos. Hubieron constantes cambios de gobierno, de hecho hubieron XXVI gobiernos consecutivos, como podéis ver aquí. Yo lo sintetizo en tres grandes períodos: el Bienio social-azañista, reformista (1931-1933); el Bienio radical-cedista o bienio negro en el que gobernó el C.E.D.A., partido derechista (1933-1936) y que intentó deshacer parte de lo que había hecho el anterior gobierno; y al final llegó el Frente Popular, una agrupación de partidos de izquierda que alcanzó el poder en las últimas elecciones, y que poco a poco fue radicalizándose por el levantamiento militar contra el gobierno legítimo de la República Española. Los golpistas recibieron ayuda activa de las potencias fascistas: Italia y el III Reich; mientras las potencias demócratas, el Reino Unido y Francia, no hicieron prácticamente nada para ayudar a la República, que solo obtuvo apoyo de la URSS. Apoyo que nunca estuvo bien visto en el mundo “civilizado”…



Pero no es de la guerra, -que como todos sabemos ganaron el general Franco y los fascistas-, de lo que quería escribir. Quería contribuir a conmemorar con este post la proclamación de la República Española, fruto de una decisión del pueblo. Y a nivel personal, también para recordar aquella tarde de mayo de 1982 (yo estaba ingresado en una sala de 10 camas, en el Hospital Clínico de Valencia, por problemas cardíacos); en la que un señor muy mayor, que estaba dos camas más allá, y que vivió toda aquella época dramática me dijo: “A la República no le dieron tiempo…” Sin duda tenía razón. No tuvo tiempo de consolidarse. Era un mal momento para hacer de España una república. Estaban de moda, aunque suene frívolo, las dictaduras, los regímenes totalitarios, que paso a paso iban derribando a las democracias europeas.

Recuerdo perfectamente la cara de aquel señor, -que no su nombre-, su voz apagada, de hombre desilusionado porque vivió activamente aquel sueño, y que al final, se convirtió en una pesadilla de 40 años… “¡Lástima de República!”, dijo después de aquella charla. Sin duda, fue una lástima...

Imaginad si la Segunda República Española no hubiesen sido derrocada. España rivalizaría en muchos aspectos con los Estados más progresistas de Europa.

9 comentarios:

Javier dijo...

Que razon tienes. El oscurantismo del franquismo impidio a España ser uno de los paises mas avanzados de la epoca y de los siguientes 40 años.
La cantidad de artistas, escritores, cientificos, que vieron su trabajo censurado, impidio la gran creacion artistica, cultural y cientifica que le hubiera correspondido a España, y no ser el culo de Europa.

Dissortat dijo...

Muchas gracias por tu paseo por este Bosque casi abandonado, y por tu comentario. Afortunadamente aun algunos pesnamos así.
Un saludo y te veo (nunca mejor dicho) en algún rincón de tu hermosa meseta)

MaPaXhiTo, Galicia dijo...

No tengo palabras, me ha gustado mucho este post ^^ Gracias Dissortat :)

Dissortat dijo...

Mapaxhito: Por lo menos recordar la 2ª República; y esperar a que el buen sentido común nos traiga una mejor todavía...

Thiago dijo...

Muy bien cari, y ya es de hace dos años, no? pero claro, todo lo que dices sigue vigente. Lo que hubiera supuesto para España seguir por una senda democrática, unirse a las potencias ganadoras de la segunda gran guerra y no estar cincuenta años o mas acomplejados, atrasados y oprimidos. ¡qué lástima!.


bezos.

Eduardo de Vicente dijo...

No había leído nunca la proclama del Rey y me parece al menos ética, no como lo que vino después. Cuánta razón en las palabras de ese anciano, no la dieron tiempo provocando con el levantamiento la mayor tragedia de la historia española. Un saludo.

Igor dijo...

Es muy posible tu conclusión. Dicen que las escuelas republicanas era de las mejores y más avanzadas.
Pero toparon, como bien dices, con mil dificultades, entre muchas, con los que ostentaban en buena parte el poder real. Democracia. ¿Hoy realmente vivimos en Democracia? ¿Acaso hay igualdad ante la ley, que es su primer principio?
Francia e Inglaterra, tengo entendido, congelaron fondos de la IIº República.
Saludos.

Curiyú dijo...

Que precioso y ejemplar es ese renunciamiento del Rey. Yo creo que no para nada cobarde quien escucha la voz del peublo.

Eva Magallanes dijo...

Ay!, a mi los reyes y las reinas y las cortes No me gustan, sin embargo, las palabras de Don Alfonso transcritas aquí me parecen de una total dignidad y de una buena calidad humana. Las historias de los pueblos marcan a fuego la identidad de los mismos y es de esperar que los sufrimientos sean fuente de enseñanza y reparación. Los tiranos allá en España y acá en América Latina ¡que tan bien los conocemos!... son una lacra para la humanidad toda. La memoria y el conocimiento de nosotros mismos han de ser nuestra guía.
Que llegue mi afecto hacia Ud.cruzando océanos y distancias.