17 de noviembre de 2008

Interludio...

Algunas veces, para celebrar grandes acontecimientos como bodas, batallas etc., etc., etc., los príncipes del Renacimiento tenían por costumbre hacer grandes fastos, adornados con lo que se ha dado en llamar arte efímero. No pretendo decir que lo que hoy muestro sea, ni mucho menos, uno de aquellos excelentes montajes de arcos de triunfo, músicas compuestas para la ocasión, grandes tapices, estatuas de bulto representando a los dioses paganos y demás maravillas de aquella brillante época. Solo es una introducción para comentar que hoy, celebro 19 años de un acontecimiento que sin duda ha marcado y marcará el resto de mi vida. La composición es ruda, pero para la persona a la que va dirigida sin duda será de una belleza inigualable. Otras personas también sabrán apreciarlo en la medida de sus conocimientos. Pues bien, compongo esta vez, -y siempre he sido alabado por ello, y buscado incluso para crearlos ¡qué modestia!-, un escudo dimidiado, raro en heráldica, porque representa la mitad de las armas de dos linajes o personas. En este caso representaría la mitad de una persona compuesta por la mitad de la otra. Así nos encontramos un escudo de plata con media sierpe ondulada o culebra de azur, linguada de gules; dimidiado de gules con una media rosa de oro botonada de sinople.


Imagen: diseño de dissortat.

El significado es obvio: la serpiente aporta la sutileza y el veneno cruel; mientras que la rosa ofrece la belleza y las espinas dolorosas. Como suponéis, el primer campo es el del varón y el segundo el de la mujer. Hermosa conjunción de armas que es mejor que perdure y no cambie.

2 comentarios:

Jerukiti dijo...

L'has fet tú eixe wappen de veres?? xD Està força bé i és molt bonic, m'agrada. Prendré nota i en faré jo també un!! Ja voràs.

Dissortat dijo...

Saps que no tinc molta mà per a dibuixar, però algunes vegades ho intente. A veure quan dibuixes QUELCOM i ho penjem ací abans de clausurar aquest ranci espai ;-)